Toxina Botulínica tipo A

es una de las técnicas estéticas sin cirugía más empleada entre los mejores especialistas de medicina estética del mundo. Permite combatir las líneas de expresión y las arrugas sin necesidad de pasar por el quirófano.

Consiste en aplicar la sustancia mediante inyecciones con una aguja muy fina, prácticamente indolora, en las zonas de contracción muscular, lo que produce una relajación muscular del músculo tratado, dando como resultado, un aspecto más dulce, descansado.

En pocos días se consigue una piel lisa con una significativa atenuación de las arrugas. Es un tratamiento sobre todo elegido para tratar las patas de gallo y el entrecejo, con o sin elevación de las colas de las cejas, para conseguir la elevación del párpado superior, que suele desarrollar flacidez a partir de los 35-40 años.

Beneficios de la toxina botulínica tipo A

• No requiere anestesia, ni siquiera tópica
• No requiere pruebas de alergia
• Se adapta a cada rostro y forma de gesticular
• No produce variación de los volúmenes y proporciones del rostro, dando un aspecto más natural que los productos de relleno
• Es una técnica poco traumática, y no suele dejar signos de inflamación y hematomas relevantes, permitiendo al paciente volver a su vida normal desde la primera hora post tratamiento
• Se puede aplicar en cualquier época del año
• Los resultados son progresivos durante las primeras dos semanas, y definitivos a partir de los 15 días
• La piel es lisa, las arrugas atenuadas
• El efecto puede durar entre 3 y 9 meses y la pauta recomendada es de 2 sesiones anuales.

Solicita tu cita

Tratamientos Destacados

  • Ácido Hialurónico

  • Toxina Botulínica

  • Hilos Tensores PDO

  • Hidrolipoclasia